Páginas vistas en total

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Fichas disparatadas / Power Ranger de Texas



El coronel Chucky Morris escapó hace algunos años de un campo de prisioneros cuando estuvo combatiendo en la guerra de Irak. Tras regresar a dicho país para intentar rescatar a varios soldados americanos capturados en el conflicto, nuestro machote de pelo en pecho tuvo la mala fortuna de terminar prisionero con su comando en uno de los campos de concentración más duros de la región.

Sin perspectivas de poder ser liberados, Morris ideó el más astuto e intrépido plan de fuga jamás concebido: se trataba de apartar y ocultar un barril de agua limpia para él y los suyos, para acto seguido pasar a hacer de vientre por turnos durante varias semanas en el único pozo de agua potable en muchos kilómetros a la redonda, a fin de contagiar al enemigo de disentería.

Al final (pese a ser una cagada de idea) el plan resultó un gran éxito, aunque desgraciadamente hubo unos pequeños daños colaterales, dado que el pozo en cuestión también abastecía a una veintena de aldeas próximas (habitadas por civiles) en las que la disentería no dejó títere con cabeza, pero bueno, aunque fue "un lamentable episodio" -como luego diría el coronel Morris-: "¿que importan las vidas de aproximadamente un millar de sarracenos analfabetos y unos pocos rebaños de cabras, si a cambio les llevamos al país la libertad, la democracia, y todos esos valores norteamericanos tan chulos?. ¡En el fondo deberían darnos las gracias!. (Y seguro que de no estar muertos lo harían)".

Y es que hay que decir que Chucky Morris tiene un profundo respeto por la vida humana... a menos, claro, que ésta se interponga en su camino.

El caso es que tras permanecer desaparecido en combate, y ya de vuelta en su Texas natal (con la reconfortante satisfacción del deber cumplido), el coronel Morris fue condecorado con la medalla al valor por su heróica acción. Una vez licenciado y apartado ya definitivamente de sus obligaciones militares, Chucky Morris se volcó en el aprendizaje del karate, su otra gran pasión aparte del noble arte de coser a balazos a los mejicanos que intentaban cruzar ilegalmente la frontera por Rio Bravo.

Tras conseguir su flamante cinturón negro, Morris se presentó (con un palillo en la boca) al Campeonato del Mundo de Artes Marciales y se erigió en Campeón Absoluto de la Vía Láctea. Desde aquel día, una patada voladora suya es el método preferido de ejecución en 16 estados. Aunque la tercera ley de Newton dice que hay una reacción por cada acción, lo cierto es que NO hay reacción posible a una patada voladora de Chucky.

El problema surgió meses después, una vez que estaba de vacaciones en Roma. Cuando se encontraba visitando el Coliseo, le entró repentinamente el apetito y decidió llamar a un popular restaurante chino (El Pequeño Dragón) para que le acercaran una ración de arroz tres delicias.

Resulta que cuando el chino de la moto (un tal Lee) le entregó el pedido, Chucky comprobó con notable desagrado que le habían rateado las gambas (ya que sólo encontró una), y claro, el fulano montó en cólera y empezó a meterse con el repartidor con frases del tipo: "¿En qué se parece un restaurante chino al matrimonio?: En que se empieza con un rollito de primavera y se termina con un cerdo agridulce", y otros improperios por el estilo.

Y claro, de ahí a liarse a mamporros no hubo más que un paso. Chucky Morris creía que con una de sus míticas patadas voladoras mandaría al chino a freir espárragos (bueno, o quizá perro con almendras, o lo que diantres sea que frían los chinos), pero cual no sería su sorpresa cuando el tal Lee le amarró la frondosa mata de pelo de su pecho y de un tremendo tirón le hizo la depilación sin cera.

Luego, ya se sabe: patada va, puñetazo viene, el caso es que al final Chucky acabó por el suelo hecho unos zorros. Incluso le quedó un telele en la mano que el tipo parecía un disc-jockey con parkinson en mitad de un ataque epiléptico.

Mientras tanto, el otro se montó en la moto y salió disparado del Coliseo (y no porque le tuviera el menor miedo al despojo de Morris, sinó porque aún le quedaba por entregar un Pato con Bambú en la Piazza Navona, y oye, tampoco era plan que se enfriara, ¿no?).

La paliza había sido muy dolorosa para Chucky, cierto, pero mucho más dolorosa aún había sido la humillación de la derrota.

Cuando regresó a Texas (por supuesto sin contarle jamás a nadie el "episodio romano"), nuestro hombre, a fin de tratar de recomponer su maltrecho orgullo, se retiró a meditar unos días al desierto de Chihuahua, donde terminó por encontrar semienterrado un extraño objeto de poder de misteriosa procedencia.

Morris descubrió que el referido objeto podía producir en él una espectacular transformación que le proporcionaba fuerza y resistencia sobrehumanas, además de un vistoso traje protector.

Si pillara ahora a ese maldito chino... vería lo que es bueno -pensó-. "Quizá algún día..."

Acto seguido, animado por sus nuevas cualidades, Chucky ingresó en el afamado cuerpo de los Rangers de Texas (un cuerpo especial de agentes del Departamento de Seguridad Pública de ese estado, que sirven como fuerza de apoyo en situaciones de emergencia bajo el control de la policía local o los sheriffs).

No tardaría en ser apodado el Power Ranger de Texas.

El desprecio que cierto calvo lisiado tuvo con él lo llevó a jurar venganza una vez más (aunque para que conste: en su lista negra el chino está antes). En cualquier caso, el Profe ya puede andarse con mucho ojo (y sí, he dicho ojo en SINGULAR), ya que una vez Chucky Morris se tragó un cubo de Rubik y lo cagó RESUELTO. Saquen ustedes las conclusiones oportunas.

martes, 20 de noviembre de 2012

Videojuegos / Estigio

Estigio. El goblin con mas personalidad del mundo de los video juegos
Terminé el juego: OF ORCS AND MEN. Y como os comenté en la entrada de hace unos días, no defrauda. Es lo que promete. Un Orco enorme y un Goblin, maestro de la infiltración y el asesinato, repartiendo mamporros a mansalva. Juego lineal y relativamente fácil, en el cual los diálogos y la combinación de los dos avatares principales, hace que el juego no llegue a aburrirte en ningún momento.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Videojuegos / Of Orcs and men

Esta es la pinta que tienen los orcos en el juego. No me pude resistir a dibujarlo


Ya os comente en varias ocasiones mi afición a los videojuegos. Algunos tienen mejor argumento y bien hacer que muchas pelis actuales.
Después de jugar a SKYRIM, DRAGÓN AGE ORIGINS, o DRAGÓN DOGMA, es difícil encontrar algún otro título Rolero que me sorprenda.
Pues bien. Me hice con el OF ORCS AND MEN, que como su título indica, manejas a un enorme Orco y a su compañero Goblin. Tu misión: Asesinar al emperador de los hombres, que ha tratado de exterminar a su pueblo durante décadas.
Una propuesta curiosa. Nos presentan un mundo en el cual los pieles verde son las víctimas del exterminio.
Lo que mas me sorprendió es la forma en la que los diseñadores crearon los orcos. Hulk a su lado parece un escolar. Son un pedazo de mulas musculosos e imparables. La verdad es que el juego me enganchó. Y eso que al empezar a jugar, su sistema de combate, me desorientó durante un primer instante. Al rato te haces con el manejo y empiezas a disfrutar preparando estrategias.
Ojo, que debido a su lenguaje mal hablado y sin censuras, no es acto para menores. Que algunos de los comentarios, sobre todo del goblin, son simplemente geniales.


Os cuelgo aquí de nuevo el dibu de Dragon Dogma que os enseñé hace unas semanas

jueves, 15 de noviembre de 2012

Fichas disparatadas / Ratzinger Z


El malvado Dr. Infernal creó un temible escuadrón de guerreros-robot (bueno, quizá un escuadrón sea exagerar un poco, pero al menos parece ser que hizo un par de ellos), a fin de ir dominando el mundo en sus ratos libres (a excepción de los domingos por la tarde, que tenía la sana costumbre de hacer madgalenas caseras, y además -según dicen quienes las probaron- le quedaban muy ricas, probablemente porque añadía rayadura de limón, y eso, claro, pues como que les da un "nosequé" especial).

Sucedió que, pese a su probada astucia, el hombre no contó con la firme oposición de Youso Kanuto, un intrépido maestro japonés afincado en Europa y reconvertido años atrás al Cristicinismo, por lo que en ese momento daba clases en un recto colegio del Ocus Dei.
(Se rumorea que el motivo de su animadversión para con el Dr. Infernal provenía de haber quedado segundo en un concurso de magdalenas caseras que ganó el otro, quizá porque Kanuto no usó la referida rayadura de limón, esa que le da el "nosequé" especial a las dichosas magdalenas).

Un día, carcomido por la envidia, el profesor Kanuto convenció a uno de sus más aventajados pupilos, el joven alemán Josef Ratzinger, para que se sometiese a una intervención quirúrgica clandestina (llevada a cabo en la clínica veterinaria de un primo segundo por parte de madre, que además ejercía sin licencia), para transformarse en un ser superior capaz de hacer frente a los pérfidos planes del Dr. Infernal.

De este modo, el amigo Ratzinger fue sometido a una serie de complejos implantes en su cuerpo, elaborados a base de fusionar la energía fotoatómica del reactor de Japonium y la aleación Z creada con este mismo material y única capaz de soportar la energía fotónica. ¿Lo habéis comprendido?, (tranquilos, que nosotros tampoco, pero por lo menos hay que admitir que suena bien, y al final como dice el otro, eso es lo que importa).

El caso es que el joven pupilo, convertido ahora en un poderoso ciborg (criatura compuesta tanto de elementos orgánicos como de dispositivos cibernéticos), y exaltado por las nuevas capacidades que su nueva condición le proporcionaba, comenzó a creerse una especie de Mesías, un peligroso iluminado radical que terminaría posicionándose como la némesis oficial del Dr. Infernal, para lo que adoptó el nombre de Dr. Celestial (que cambiaría poco tiempo después por el mucho más original Ratzinger Z).

Al cabo de un tiempo, y cada vez más trastornado por el enorme potencial con que le dotaban sus nuevos poderes, Ratzinger Z no sólo destruyó definitivamente al Dr. Infernal y sus robots, sinó que incluso se levantó contra su creador, el profesor Youso Kanuto, terminando con su vida. Un ser tan sumamente poderoso no podía depender de un líder "cualquiera".

No tardaría mucho en crear un nuevo robot a su servicio, la terrible Monja-Payaso, un engendro mortífero con una obediencia ciega para con su poderoso creador, especialista en disparar un par de misiles alojados en el mismo lugar que deberían ocupar sus pechos, que siempre lanzará al grito de "¡Pechos fueraaaa!" (tal y como su amo puede disparar sus puños como misiles).

También son capaces -ambos- de volar por la técnica de la propulsión a chorro (expulsando a gran velocidad chorros de agua bendita por las plantas de sus pies).

Durante algún tiempo, Raztinger Z y la Monja -Payaso residieron juntos en un pequeño feudo a modo de microestado ubicado dentro de la misma ciudad de Roma, un feudo que llamaban Practica-Ano. Actualmente se les ha visto en Gonorrea, Capital de Venérea, donde podrían estar en tratos con el dictador de este país planeando algún tipo de siniestra venganza...

¡¡¡Y pensar que todo este pifostio se originó por una vulgar rayadura de limón!!!

jueves, 8 de noviembre de 2012

Fichas disparatadas / Linterna Rosa



Val Yorkham vivió toda su vida en la granja de pollos que su familia tenía en las afueras de Carson City (Nevada). Un día, al poco de cumplir 18 años, y con la excusa de salir a comprar una importante partida de gallinas ponedoras para el negocio, el bueno de Val coge la vieja furgoneta familiar y, ni corto ni perezoso, pone rumbo a la populosa ciudad de San Francisco. En realidad, el joven no tiene la menor intención de buscar ninguna gallina, si acaso tal vez alguna que otra pollita joven, pues su auténtico destino es un famoso concurso de Drag Queens que se celebrará en dicha ciudad.

Cuando al anochecer cruza una zona desierta, vestido ya (para ganar tiempo) con unas despampanantes mallas de fantasía, encuentra lo que parece ser... ¡un ovni accidentado!. Así, un alienígena moribundo llamado Abin Norte le intenta ceder un extraño anillo de poder y su batería (linterna), pero aunque a Val le pirran los anillos (así como cualquier otra pieza de bisutería de colores) se niega a aceptarlo porque se da cuenta que con tanta historia no va a llegar a tiempo al concurso... y claro: ¡lo primero es lo primero!.

El alien termina por perder la paciencia, y visiblemente irritado le espeta que aunque su deber sería dárselo a alguien que fuera totalmente honesto y sin miedo, desgraciadamente sólo puede ofrecérselo a él -aunque sea una maldita piltrafa humana- porque resulta que no hay nadie más en seis millas a la redonda.

Yorkham se encoge de hombros, y aceptando a regañadientes los cachibaches, sale disparado hacia el concurso sin pararse un instante a mirar atrás y con los Village People sonando a todo volúmen. "Por lo menos -piensa- la dichosa linterna le valdrá para iluminar un poco más de un cuarto oscuro".

No tardará en descubrir sus nuevos poderes, que espera usar con toda su saña para atacar al Profe, ese calvo tan desagradable que lo rechazó "sólo" porque le gustaba pasar a la acción en la zona de retaguardia... (ignorando el hecho de que sería capaz de perder el culo por llevar a cabo la misión encomendada).